Red Velvet Cake

 In Blog, RECETAS, Sin categoría

El RED VELVET CAKE o tarta “terciopelo rojo” es una tarta con capas que tradicionalmente se rellena y cubre con un glaseado de mantequilla o queso.

Se asegura que el origen de la Red Velvet se encuentra en la época de racionamiento durante la Segunda Guerra Mundial, cuando la necesidad obligó a los panaderos a emplear el jugo de remolacha cocida para mejorar el aspecto de sus pasteles. En cualquier caso esta receta vio relanzada su popularidad en 1989 gracias a la película Magnolias de Acero que contaba con un pastel de bodas Red Velvet con forma de armadillo.

Actualmente todas las recetas utilizan colorante rojo para darle su tono, aún así también contamos que el ácido del vinagre y el suero de leche o buttermilk crea una reacción  del tiende a hacer aparecer el rojo antocianina en el cacao, además de mantener el bizcocho húmedo, suave y esponjoso.

BIZCOCHO

INGREDIENTES
275 g. de harina de trigo
20 g. de cacao sin azúcar
300 g. de azúcar normal
130 g. de mantequilla
1 cdta. de levadura química (tipo Royal)
2 huevos
250 ml. de Buttermilk
1 cdta. de extracto de vainilla
2 cdtas. de vinagre de vino blanco
1/4 cdta. de sal
Colorante alimenticio Rojo en pasta

Antes de empezar, encenderemos eh horno para pre-calentarlo a170ºC y tenerlo listo al terminar de preparar la masa.

Si no tenemos buttermilk lo primero que haremos será prepararlo: Mezclamos la leche con 1 cucharada de zumo de limón y dejamos que repose por lo menos durante 15 minutos. Pasado este tiempo parecerá como si la leche se hubiera cortado, en ese momento estará perfecto.

En un bol ponemos los ingredientes secos tamizados: la harina, la sal, la levadura y el cacao, y lo reservamos.

En otro bol mezclamos el buttermilk, el vinagre, el colorante rojo y la esencia de vainilla.

En un tercer bol batimos la mantequilla con el azúcar hasta hacer una mezcla cremosa y aireada de un color blanquecino.

Incorporamos los huevos uno a uno batiendo bien cada vez. Vamos echando a esta mezcla de manera alterna el contenido de los boles de los secos y los líquidos en tres y dos veces, comenzando por los secos.

Cubrimos el molde con papel de horno tanto base como paredes. Si se quiere hacer una tarta de varias capas rellenas de crema, podemos hornear el bizcocho en molde y luego cortar el bizcocho, o en varios moldes del mismo tamaño. En caso de querer hacer cupcakes, usaremos cápsulas de papel rígidas o blandas. En el caso de las cápsulas blandas hay que ponerlas dentro de un molde para cupcakes para que mantengan la forma en el horno.

Vertemos la mezcla en el molde o en las cápsulas y horneamos a 170ºC durante 30-40 minutos dependiendo del molde en el caso del pastel o durante 15-20 min en el caso de los cupcakes. Como cada horno funciona de una manera distinta os recomiendo que estéis pendientes y que probéis a pinchar el pastel con un palito cuando la superficie del pastel ya no brille o creáis que ya está cocido, si sale seco estará listo.

Retiramos el molde del horno y lo dejamos enfriar en una rejilla sin desmoldar durante 10 minutos. Una vez templado le podremos dar la vuelta y quitarlo del molde sin dificultad. Lo ideal es preparar este bizcocho con un día de antelación si la intención es capearlo y rellenarlo de crema.

Una vez que el bizcocho está frío lo envolvemos en papel film y lo guardamos en la nevera hasta el día siguiente. Así conseguimos que el bizcocho asiente su miga y sea más fácil manipularlo en el corte y el montaje de la tarta.

red-velvet-cake-naked-my-cake-barcelona-maria-mestre

FROSTING O CREMA DE QUESO

INGREDIENTES

125g queso Philadelphia frío

60g mantequilla a temperatura ambiente

300g de icing sugar

1 cucharada de leche

Vainilla

Para preparar el cream cheese frosting es necesario que la mantequilla y esté a temperatura ambiente.

Batimos primero la mantequilla con el queso hasta que sea homogéneo. Añadimos el azúcar, la vainilla y la leche, y batimos con la pala mezclando bien hasta conseguir una crema blanquecina con una textura parecida al helado.

MONTAJE Y DECORACIÓN

Cortamos el bizcocho con un cuchillo de sierra en tantas capas como queramos. Con una espátula vamos colocando alternativamente una capa de bizcocho y otra de crema de queso, hasta terminar con la última capa de bizcocho.

Acabamos cubriendo toda la tarta con crema de queso y guardamos el pastel en la nevera.

El contraste del glaseado o crema de queso blanco y el bizcocho rojo hace que sea una tarta muy llamativa, el resultado final es impresionante y os aseguro que a vuestros invitados/as les va a encantar!!

red velvet cake

Red Velvet Cake con lateral rojo.

red-velvet-cupcakes-valentines-day-1-my-cake-barcelona-maria-mestre

Red Velvet Cupcakes de San Valentín 

En nuestro vídeo de presentación podéis ver la elaboración de un Red Velvet Cake

Espero que la hagáis pronto en casa y me contaréis cómo os ha quedado 😉

Recommended Posts

Leave a Comment

0